La permanente revitalización del Proyecto Nacional

Las recientes medidas anunciadas por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner,  tendientes a seguir motorizando el sistema productivo, vía el otorgamiento de crédito blando industrial y la refinanciación de deudas provinciales, dan una nueva muestra de la vitalidad de la iniciativa política del Gobierno Nacional en materia económica y social.

Medidas de carácter heterodoxo ante un contexto global ortodoxo como son los ajustes en las economías europeas o norteamericana dan una clara muestra de la coherencia de las líneas de acción implementadas desde 2003 hasta hoy.

La corrección cambiaria de comienzos de año, acompañada por la suba de las tasas de interés, y su consecuente impacto en los niveles inflacionarios, fue interpretada y difundida por  los intereses antinacionales y su vocera, la prensa hegemónica, como un supuesto “giro a la derecha” del gobierno, rendido antes los sectores económicamente dominantes y aceptando el “fin de ciclo” y hasta la “despedida anticipada”, como sugirieron los más audaces y aventurados de estos personajes.

Altisonantes  y “sensatas” voces, que fueron reproducidas por el heterogéneo arco opositor,  de izquierda a derecha, bajo los eslóganes “ajuste” y hasta “represión”, efectos ocultamente deseados por estos personeros para victimizarse y justificar su notoria carencia de propuestas superadoras.

Estos discursos han ido bajando la intensidad ante la realidad de los hechos presentes y del futuro cercano.  Se observa una estabilización del tipo de cambio y de las variables financieras, se prevé una disminución del ritmo inflacionario y una reactivación del sector productivo.

Lo que se anunciaba como un “clásico ajuste” se aproxima a una necesaria corrección de ciertas variables del modelo económico, en correspondencia con la “sintonía fina” ya anunciada tiempo atrás por Cristina, archirrepetida frase de la que el arco opositor no entendió nunca del todo bien su verdadero significado.

 Modelo que incluye cada vez más argentinos tanto en el sistema productivo como en el educativo, a través del programa PROGRESAR y de las nuevas universidades, hechos que se enmarcan en una política de prevención del delito y la marginalidad.

Nuevos desafíos demandan la acción gubernamental como la resolución de las negociaciones con el  Club de Paris que permitirán poner fin a un conflicto no originado por este gobierno, que aliviará el acceso al crédito externo a tasas razonables para obras de infraestructura y también, por parte del sector privado,  que pilar de la economía como bien lo expresara Cristina Fernández de Kirchner.

Nosotros los militantes de este proyecto debemos continuar con la tarea de difusión y diálogo con todos los sectores. Desmentir las distorsiones y mentiras flagrantes  de los medios de comunicación concentrados en su vano intento de demostrar que esta década ganada fue en realidad perdida. Nadie duda que para ellos fue perdida, como lo expresara el extinto represor y genocida Videla en su momento.

A la vez de  seguir profundizando la militancia mancomunados con otros integrantes del proyecto nacional, para afirmar la necesidad de la continuidad del proyecto político, económico y social puesto en marcha por el Compañero Néstor Kirchner, continuado y profundizado por Cristina y que seguirá vigente desde diciembre de 2015, encarnado en esta construcción política que hemos hecho entre todos los compañeros.

Ese es el desafío –

FRENTE PROFESIONAL PERONISMO MILITANTE