Oposición, pago soberano y actitud antinacional

La actitud adoptada por la oposición en el Congreso de la Nación, frente al Proyecto de Ley de Pago Soberano, finalmente sancionado, salvo honrosas excepciones, merece nuestra más enérgica repulsa, dado que la negativa, ausencia o abstención, evidenciadas en las votaciones de ambas cámaras, así como los argumentos utilizados en su fundamentación, benefician a los fondos buitre y objetivamente perjudican al país.

No se trata aquí de una discrepancia de orden interno, la que sería lógica, respetable y hasta enriquecedora, dentro de las reglas de juego democráticas, sino del socavamiento de una causa nacional que trasciende a las ideologías e identidades partidarias y excede la coyuntura de un gobierno, pudiendo afectar al futuro de la Nación y condicionar severamente, ante un hipotético recambio gubernamental, a los propios partícipes de esta vergonzosa defección, de cumplirse su deseo/profecía de “fin de ciclo”.

La derecha clásica mantiene su postura entreguista, y clama por el pago a los fondos buitre sin quita, ni espera, ni condiciones, desconociendo u ocultando los inconmensurables efectos negativos que produciría sobre nuestra sustentabilidad económica, la activación de la cláusula RUFO.

Evidenciando su deseo de destruir a la exitosa política de desendeudamiento llevada a cabo por los gobiernos del Movimiento Nacional y Popular, cegada por su odio irracional al Proyecto que llevó a cabo las reestructuraciones de 2005 y 2010, este sector añora las épocas en las que la ratio de deuda externa superaba a nuestro PBI, y la burocracia tecnocrática neoliberal del FMI, ejercía la supervisión virreinal de nuestra economía.

El Massismo se excusa en la presentación de un proyecto “alternativo”, cuyas únicas disposiciones diferenciales con el Proyecto sancionado, no hacían otra cosa que disparar la aplicación de la cláusula RUFO, y sus gravosas implicancias, resultando por lo menos digno de sospecha, que algunos de sus principales asesores económicos y jurídicos, hayan tenido participación directa y principal en las reestructuraciones de 2005 y 2010, lo que lleva a concluir que, detrás del marketing y la desesperación por la figuración televisiva, que guían al obrar del “frente rejuntador”, se oculta un ánimo de entrega y sumisión, que nada tiene que envidiarle a la derecha tradicional.

Finalmente, el radicalismo, con la digna excepción del Diputado Santín, sosteniendo compartir la ley en su esencia, vota en contra, argumentando la excusa pueril, de que el Poder Ejecutivo tendría los instrumentos legales para modificar el lugar de pago de los bonos reestructurados, sin necesidad de recurrir al Parlamento, como si para enfrentar al poder financiero internacional, no fuese determinante el apoyo de la oposición y la demostración de unidad nacional fronteras afuera.

Entristece observar como este partido, de raigambre nacional y popular, traiciona sus raíces Yrigoyenistas, para privilegiar el cálculo electoralista, eludiendo asumir las responsabilidades que exige la agresión externa de los fondos buitre, temeroso de “ensuciarse” ante las eventuales dificultades que según su vaticinio, acompañarán a la presente coyuntura, tratando de “salir ileso” de cualquier circunstancia adversa, y de contentar a la hegemonía mediática dominante, a cuyos designios se somete disciplinadamente.

La patria no se construye con mediocridad, ignorancia, sectarismo egoísta, cálculo oportunista, o mentalidad colonizada, si estos sectores pretenden dirigir los destinos del país, con posturas como la asumida ante la extorsión de los fondos buitre, un dudoso futuro nos espera.

Desde este Frente Técnico y Profesional de Peronismo Militante, entendiendo que el dilema “patria o buitres” es algo mucho más profundo que un mero eslogan, invitamos a la ciudadanía a un análisis concienzudo de la conducta evidenciada por la oposición en el presente trance, y a la militancia, a perseverar en el esclarecimiento del significado y gravedad de la cuestión debatida en el litigio contra el sector más recalcitrante de la usura internacional.

FRENTE TECNICO Y PROFESIONAL DE PERONISMO MILITANTE.