A 4 AÑOS – Ni me parezco a quien era antes de él

A 4 AÑOS – Ni me parezco a quien era antes de él

NK

Mientras transcurría el tiempo de “que se vayan todos” donde los políticos no podían caminar junto al pueblo. Donde llegaban al congreso de la Nación con custodias y por subterráneos. La crisis del 2001 había terminado con la política.
Así como quien siente el frió de la espada romana en la nuca veíamos a lo lejos y nostalgiosos el recuerdo de Perón y Evita siendo para muchos una imagen fría en la pared del dormitorio de algún abuelo.

Pero de repente un tipo que hasta el momento nadie conocía llega a la presidencia con el 22 % de los votos en el año 2003 y se lanzaba desde el escenario a la gente. Fue el día que una cámara de televisión le lastimó la frente (la cual habrá sido sin dudas de un medio hegemonico que ya empezaba a presentir lo que vendría).  Siendo el peronismo un movimiento con grandes construcciones simbólicas, esta parecía ser una y muy fuerte. La política que hasta el momento nada tenía que ver con su pueblo se empieza a ver represantada por un hombre que hace una política para la gente. El, sostenido por el pueblo.

No pasó mucho hasta que advertimos que había venido para cambiar las cosas en forma definitiva. Empezó a incomodar como incomodaba el General Perón a aquellos que tenían una situación privilegiada.

Cuando una persona lleva una venda en sus ojos por mucho tiempo al sacársela y entrar la luz provoca dolor. Así a muchos nos dolían los ojos como quienes veían por primera vez, nos pesaban, estábamos empezando a ver  aquello que hasta el momento no lo cuestionábamos, el nos enseño a cuestionar.
Para mi igual que para muchos era normal no mirar los partidos de fútbol para ver las tribunas. Era normal presentar un trabajo en la facultad citando como fuente lo dicho por el “Diario Clarín” porque decían la verdad!!.
Era normal considerar que solo teníamos derechos matrimoniales los heterosexuales y los homosexuales eran enfermos.
Era normal pensar que había que cumplir con las leyes de obediencia debida y punto final. ¡Eran leyes! parte del orden Publico eh!!!! (incuestionable)
Era normal vivir al lado de los genocidas y encontrárselo en el super.
Era normal tener miedo a romper relaciones con los países del Norte.
Nestor nos enseño que podíamos romper esas reglas. Que aquello normal lo podíamos cuestionar. Que podíamos ser más fuertes abrazándonos con los hermanos de América Latina. Gracias a el perdimos el miedo y hoy sentimos que ni nos parecemos a nosotros mismos. Ni me parezco a quien era antes de el.
Pase lo que pase en el futuro, quien de nosotros podrá olvidarte Nestor? quien podrá olvidar la cantidad de jóvenes que trajiste a la política? Quien podrá negar que les devolviste los sueños a aquellos que sentían que la habían perdido?. Como también imposible olvidar el día que te fuiste. Los gorilas festejando como siempre presagiando que todo terminaba, desde que Cristina iba a ser igual a  Isabelita hasta que ella misma te había asesinado. Pero nosotros que estamos acostumbrados a verlos sonreír y festejar cuando hay muerte. Ellos creen que tienen ventaja política frente a la enfermedad. Como no pueden construir desde la política quieren sacar tajada de nuestro dolor.

Pero salimos a la calle, en principio con un inmenso dolor pero después con una enorme fuerza. Todos recordamos como nos enteramos, todos recordamos a aquel compa que te levanto de la calle cuando te caíste sin fuerzas de la tristeza. Todos recordamos que gritábamos, cantábamos, saltábamos queriendo ahuyentar la muerte. Queríamos siendo tantos cubrirte querida Cristina… para que no sientas dolor, para que no sientas ausencia.

María Belén Otermin