La cuestión Malvinas, el Papa y un rapto de honestidad brutal

papa-malvinas-squareLa diputada Laura Alonso, perteneciente al PRO, cuya actividad política es financiada a través de la ONG Vital Voices, por el Fondo buitre NML Capital, se ha escandalizado por la foto en la que el Papa Francisco sostiene un cartel, que invita al dialogo entre nuestro país y el Reino Unido, con relación a la disputa de soberanía, sobre nuestras Islas Malvinas.

Menospreciando la capacidad intelectual y política que viene demostrando Francisco en el transcurso de su pontificado, supone que el Papa ha caído en la trampa de un engaño, como si este no tuviera conocimiento y comprensión de esta causa nacional, o como si se tratase de un ingenuo o un improvisado en materia de gestos de alta política y diplomacia internacional.

En sus twits, la diputada lobbista de los fondos buitre, tal vez obnubilada por sus estudios de pos grado en Londres, mezcla antagonismos políticos domésticos, con una causa nacional que supera a toda contradicción interna y constituye una política de Estado, con status constitucional desde la reforma de 1994; al hacer referencia a la tan trillada “grieta”, que en su visión colonizada, se devoraría la legitimidad de nuestra reivindicación soberana.

El cipayismo explícito de la diputada, que en su momento presidió a la ONG Poder Ciudadano, tiene la virtud de poner en evidencia, que bajo una fachada de neutralidad y transparencia, estas “organizaciones no gubernamentales”, ocultan una finalidad real, de defender los intereses de poderes hegemónicos transnacionales y de sus aliados nativos, guarecidos tras la aparente defensa de un honestismo sesgado y falaz, invariablemente dirigido a atacar a los movimientos nacionales y populares de nuestra región.

Asimismo, la desafortunada queja de la diputada marcrista, debe contextualizarse como una expresión más de la desorientación y perplejidad que anida en el ánimo de una oposición carente de ideas propias, que soñaba al Papa como un aliado en su fracasada cruzada destituyente, cuando por el contrario, se encontró con un jefe de la Iglesia Católica, alineado con las causas populares, expresando un discurso, que afincado en la doctrina social de la Iglesia, se ha pronunciado a contrapelo de la hegemonía neoliberal, en el plano de su prédica internacional.

El planteo de la diputada Alonso representa una versión más obscena de la “desmalvinización” preconizada por un sector de la “intelligentzia” vernácula probritánica, que ya en el año 2012 había postulado la defección de nuestro país, en la presente causa nacional [ver documento “Malvinas, una visión alternativa” suscripto entre otros por Beatriz Sarlo, Juan José Sebreli y el historiador Luis Alberto Romero], en favor de supuestos derechos que a su equivocado criterio, les asistirían a los isleños, adhiriendo a la postura del Reino Unido, de pretender resolver una disputa de soberanía territorial, mediante los principios de “autodeterminación”, inaplicables al caso, demostrando en dicha ocasión, la supina ignorancia histórica, geográfica y jurídica, de los firmantes del manifiesto, que se atribuyen para sí, la condición de “intelectuales”.

Lo que ha hecho el Sumo Pontífice, con el gesto que la diputada Alonso censura, no es otra cosa que enfatizar, con una imagen que tiene trascendencia internacional, lo que ordenan las reiteradas resoluciones de la Asamblea General de la ONU y de su Comité Especial de Descolonización, invitando a las partes contendientes a la resolución pacífica de la controversia, mediante los mecanismos de diálogo, a lo que la prepotencia británica responde invariablemente, con negativas tan terminantes como agresivas, y con una escalada unilateral, en la militarización del Atlántico Sur.

Así como en el siglo XIX la Batalla de la Vuelta de Obligado desenmascaró la defensa de los intereses foráneos, por parte de ilustres unitarios, quienes proclamándose “argentinos”, se embarcaron en las naves invasoras, no dudando en enfrentar a sus compatriotas, en pos de sus mezquindades y bajezas políticas; siguiendo el mismo hilo conductor, la actual honestidad brutal, con la que la diputada Alonso expresa su colonialismo mental, resulta demostrativa de cuáles serían los intereses que defendería una hipotética restauración neoliberal conservadora, circunstancia de la que no dudamos, el pueblo argentino sabrá tomar debida nota.

En todo caso debemos agradecerle a la lobista buitre, que su estilo de gritar a los cuatro vientos, los pensamientos que otros integrantes de su espacio político no se animan a expresar públicamente, deja al desnudo el carácter reaccionario y antinacional que se esconde, detrás del cotillón y los globitos amarillos que adornan a sus rituales festivos.

Desde este Frente Profesional, al contrario del reproche vertido por la diputada Alonso, no podemos menos que expresar nuestra profunda satisfacción, por el respaldo que con su inequívoco gesto, ha dado el Papa argentino, a nuestra justa reclamación soberana sobre el archipiélago irredento, reivindicación que además, cuenta con el apoyo unánime del concierto de las naciones.

FRENTE TECNICO Y PROFESIONAL DE PERONISMO MILITANTE.