[Comunicado del FTP] Repudio a un peligroso retroceso en nuestra reivindicacion soberana sobre las Islas Malvinas

El “comunicado conjunto”, de colaboración para el desarrollo de las Islas Malvinas, suscripta (a espaldas de la opinión pública y del Congreso de la Nación) entre la Ministra de Relaciones Exteriores de nuestro país y el Ministro Británico para Europa y las Américas, constituye un serio retroceso, respecto de nuestra política de reclamación soberana sobre el archipiélago irredento, y por lo tanto merece nuestro absoluto repudio.

Según la referida declaración, que en el terreno del derecho internacional público se interpreta como un “preacuerdo” o “carta de intención”, en este caso con consecuencias jurídicas negativas para los intereses nacionales, ambos países adoptarían “las medidas apropiadas para remover los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”.

Tal postura implica desandar la firme y pacífica política, sostenida sobre la cuestión Malvinas, por el Gobierno del Movimiento Nacional y Popular hasta el 10 de diciembre de 2015, basada en el reclamo permanente por los medios que establece el derecho internacional, el logro de un apoyo regional unánime, el llamado al diálogo y al cumplimiento de la Resolución 2065 de la Asamblea General de la ONU (del 16 de diciembre de 1965), la búsqueda de consenso con los sectores internos del Reino Unido proclives al diálogo, y la obstaculización por la vía legal, del saqueo de los recursos naturales del archipiélago, por parte de la potencia colonial usurpadora.

Destacamos que todo “acuerdo” con Gran Bretaña en la cuestión Malvinas, exige ineludiblemente, la previa aprobación del Congreso Nacional conforme lo dispone el art. 75 inc. 22 de la Constitución Nacional, instando a nuestros legisladores, a no avalar compromisos que puedan constituir una defección en nuestra pretensión soberana sobre las islas, que constituye una causa nacional por sobre cualquier bandería política.

Resaltamos que toda “colaboración” en materia de explotación de hidrocarburos, podría constituir la comisión del delito de exacción ilegal de la riqueza hidrocarburífera de nuestra plataforma continental, penado con prisión por la ley 26.659.

Afirmamos que la “remoción de los obstáculos“ al desarrollo económico del archipiélago arrebatado, que pretende llevar adelante el gobierno de Macri, no solo implicaría consentir la militarización unilateral del Atlántico Sur que lleva adelante la usurpación británica y el latrocinio de nuestros recursos naturales, sino que además, favorecería la estrategia del Reino Unido, en su pretensión de soberanía sobre el Continente Antártico.

Manifestamos que la “política de seducción” llevada adelante en los años ´90, sin resultados, ni beneficio alguno para nuestro país, a la que ahora pretende retornar el gobierno, se enmarca dentro de un proyecto político, económico, social y cultural, que la restauración neoliberal encarna, basado en una inserción pastoril, dependiente y subordinada de nuestro país, en el actual esquema de división global del trabajo

Agrava la situación la circunstancia de que, en su actual versión, la política “Winnie Pooh”, se procura retomar con torpeza, improvisación, contradicciones e ignorancia de las reglas más elementales de la diplomacia y las relaciones entre estados.

Finalmente advertimos que cualquier tratado o acuerdo que atente contra nuestro reclamo irrevocable e imprescriptible de soberanía sobre las Islas Malvinas, resultaría irremediablemente viciado de inconstitucionalidad, de acuerdo al mandato irrenunciable, impuesto a nuestros representantes, por la Cláusula Transitoria Primera, de la Constitución Nacional.

La sangre de nuestros caídos no puede ser negociada, ni su memoria mancillada.
La Patria existe, la Patria vencerá.

FRENTE TËCNICO Y PROFESIONAL DE PERONISMO MILITANTE.