Eva, Eva de mi vida…

eva
La voluntad más absoluta de Evita se ha cumplido: Ella vive eternamente con Perón y con su Pueblo, porque vive en el corazón de millones de argentinos que sienten que la Patria es el otro. Ella se ha convertido en la identidad de los hombres y mujeres que surcan este maravilloso suelo y lo pueblan de esperanzas para sí y para sus hijos.

Hoy, 26 de Julio de 2013, como cada año, el Frente de técnicos y profesionales de la Organización Nacional Peronismo Militante le rinde  profundo  homenaje a esta Mujer que entró en la historia de nuestro país por la puerta grande: eterna y definitiva, vino y se quedó para siempre entre nosotros. Llevamos su nombre como bandera y en él late nuestra causa, que es la causa de Perón. Y por lo tanto la causa del Pueblo.

¿Qué decir a 61 años de aquella tristísima noche del 52?  Existe un imaginario popular que siempre  se pregunta qué hubiera sido si Evita viviera. Si Evita viviera elegiría el camino de su Pueblo, el camino que nos legó Perón, que lo retomó Néstor y que hoy lo conduce Cristina; ¡no nos cabe ninguna duda de eso! Este modelo de país que conduce nuestra Presidenta  es el que ella había soñado: un país con mayor justicia social, con más inclusión y mejor distribución de la riqueza.

Evita es nuestro ejemplo de renuncia personal para representar a los demás, para estar ahí donde surge una necesidad, para acompañar la construcción de un país más justo, donde el trabajo sea el gran articulador social; principio doctrinario de nuestro movimiento peronista, y puesto en práctica por ese Gran Hombre que era  “la razón de su vida”: el General Juan Domingo Perón. Ella sigue estando aquí, de nuestro lado, combativa y conmovedora, hecha carne en un proyecto político profundamente peronista, que glorifica su nombre y profundiza sus ideales.

Evita eterna sigue encendiendo en nuestros pechos la llama de la pasión; la misma que la consumió hasta dejar su propia  vida por  la causa del  Pueblo. Cuando se siente que vale la pena  morir por un ideal  es cuando se le da verdadero sentido a la vida. Ella nos dejó esa fuerza transformadora, esa capacidad de  indignarnos frente a las injusticias y buscar repararlas. De la mano de Perón prendió el motor de la revolución en su lucha contra los intereses de la oligarquía. Movida por la fuerza del amor sentó las bases de una lucha inclaudicable  contra las injusticias sociales.

Queremos recordarla y reivindicarla como lo hacemos cada día en que seguimos eligiendo este Proyecto Nacional y Popular, para alcanzar, de la mano de nuestra compañera Presidenta, la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Nación.